Feeds:
Entradas
Comentarios

Bienvenida

Bienvenida

Queremos darles un cordial saludo de bienvenida a todos nuestros visitantes, consideramos que la masonería actual debe ser de carácter progresista, en un mundo que nos presenta cada día avances de carácter tecnológico, no podemos quedarnos atrás; al contrario debemos aprovechar la oportunidad de transmitir nuestra cultura, nuestra filosofía, nuestros actos filantrópicos y sobre todo el pensamiento masónico en busca del conocimiento; porque la masonería es una escuela filosófica de índole universal cuyos objetivos principales son entre otros, el de transmitir y propagar los valores institucionales, cívicos, sociales y humanos.

Consideramos que esta ventana hacia la modernidad, debe ser el punto de partida para alcanzar espacios masónicos de diversa índole, en donde el debate de las ideas, del pensamiento y el aporte de conocimientos, este a la vanguardia de nuestros tiempos.

Nuestra Respetable Logia Génesis No. 27 representa la creación, el nacimiento, la vida, por ello, desde el umbral de su creación se vislumbro que sería la madre de muchas nuevas logias, como en efecto ha venido sucediendo, de nuestras entrañas han nacido más de 10 talleres que han llevado nuestros ideales y pensamiento por todo el mundo.

Hoy podemos decir con orgullo, que somos una logia equilibrada, cuyos valores vienen siendo difundidos no solamente por los miembros de la misma logia, sino por la mayoría de los integrantes de nuestras familias.

Invitamos a todas las personas para que envíen sus comentarios, que indudablemente redundarán en beneficio de nuestra institución, pero sobre todo en beneficio del nuevo pensamiento que representa la búsqueda incansable de las diversas formas del conocimiento, para aplicarlo en nuestro diario transcurrir.

HAROLD GIOVANNI GONZALEZ BUSTAMANTE

Anuncios

La Francmasoneria

La Francmasonería o masonería es una organización autodenominada como de carácter iniciático, filantrópico y filosófico. Sus miembros y simpatizantes sostienen que tiene como objetivo la búsqueda de la verdad y fomentar el desarrollo intelectual y moral del ser humano. Los masones, tanto hombres como mujeres, se organizan en estructuras de base denominadas logias, que a su vez pueden estar agrupadas en una organización de ámbito superior normalmente denominada “Gran Logia”, “Gran Oriente” o “Gran Priorato”.

Aparecida en Europa entre finales del siglo XVII y principios del XVIII, la masonería moderna o “especulativa” ha sido descrita a menudo como un sistema particular de moral ilustrada por símbolos. Se presenta a sí misma como una herramienta de formación, con un método particular que, basado en el simbolismo de la construcción, permite a sus miembros desarrollar su capacidad de escucha, de reflexión y de diálogo, para transmitir estos valores a su entorno.

La historia institucional de la masonería presenta numerosas disidencias, cuyas principales causas, con importantes matices y derivaciones, están relacionadas con la admisión de la mujer en la masonería, la cuestión de las creencias religiosas o metafísicas, la naturaleza de los temas tratados o la forma de trabajar de las logias, así como con las bases sobre las que se fundamenta la regularidad masónica. La existencia de distintos puntos de vista sobre estos y otros temas ha dado lugar al desarrollo de distintas ramas o corrientes masónicas, que a menudo no se reconocen entre ellas.

Discurso del 28 de julio de 2008, en conmemoración de las fiestas patrias del Perú, por le Q.: H.: HAROLD GIOVANNI GONZÁLEZ BUSTAMANTE.

 Q.: H.: Todos.

Queridas Cuñadas, Sobrinos, Señoras y Señores.

Un glorioso 28 de julio de 1821,  es decir hace 187 años;  memorable como hoy, en la plaza Mayor  de Lima, fue proclamada la independencia de la república hermana del Perú, por don JOSÉ DE SAN MARTÍN.

 Ese día en que los anhelos de libertad del pueblo Inca, alcanzaron su justa y grandiosa realización fue forjado indudablemente gracias a hermanos masones precursores de la idea revolucionaria y emancipadora, quienes captaron el verdadero interés profundo del pueblo, la más noble de las causas;  ¡ La Independencia!

Pero al igual que en Colombia no olvidemos, los Comuneros, la gesta libertaria del Perú, aparece antes de la revolución Francesa de 1789, encabezadas por el mártir de la Libertad Tupac Amaru II, insigne cacique Cuzqueño, a quien le correspondió la gloria de regar noblemente con su sangre y la de los suyos, el suelo Inca en 1780.  La misma suerte correrían otros preclaros masones tras dirigir una rebelión fallida, cuyo sacrificio avivó el fuego libertario.

Todos ellos eran conscientes que la masonería es una escuela del saber, del  honor  y la virtud, en donde la justicia es la máxima regla que determina la conducta de los hombres cuyos principios proclaman la libertad e igualdad, como derechos  substanciales  del ser humano. Por ello la rebeldía de los masones, frente a la injusticia.

Don JOSÉ DE SAN MARTÍN, a la edad de 44 años, proclama  la independencia de la República del Perú, bajo un sol radiante de aquél inolvidable sábado, recorriendo el camino a galope junto con su comitiva, en calle de honor, y bajo un estallido constante de  ¡Vivas  y repiques de campanas, proclamadas por el pueblo, SAN MARTIN blandea el estandarte  y grita fuertemente ¡ VIVA LA PATRIA, VIVA LA LIBERTAD, VIVA LA INDEPENDENCIA!

Luego de éste acto, el general JOSE DE SAN MARTÍN, se embarca rumbo a Guayaquil, para entrevistarse con su Q.: H.: SIMÓN DE LA SANTISIMA TRINIDAD BOLÍVAR, dicha entrevista Masónica, entre ambos colosos, tiene lugar el día 27 de julio de 1822; después de haber proclamado la Libertad de su patria; don JOSÉ DE SAN MARTÍN se retira definitivamente de la vida pública, visita Chile, Inglaterra y fallece en Francia el 17 de agosto de 1850 a los 73 años de edad. Por su parte SIMON BOLIVAR,  finiquita la independencia de la hermana República del Perú, con sus celebres victorias en Junín y Ayacucho.

Otro capítulo especial, merece el célebre político hermano y pensador peruano VÍCTOR  RAÚL HAYA DE LA TORRE, de quien ésta Respetable logia, lleva honrosamente su nombre y cuya vida, trayectoria  como Maestro masón y político, estuvieron enmarcados por su lucha incansable en aras de la igualdad económica y social, que ha de conseguirse ineluctablemente por medio de la educación.

Es fundador del APRA, Partido Aprista Peruano y un gran transformador social.  Debido  a sus idearios políticos tuvo que asilarse en la embajada Colombiana en Lima, durante cinco años; igual lo haría más tarde el actual presidente Peruano doctor ALÁN GARCÍA PÉREZ. 

 Gracias a ésta efemérides nos encontramos hoy aquí reunidos diferentes estamentos de carácter social, político, diplomático, militar y empresario; pero ante todo éste evento congrega a nuestras familias, apoyo incondicional que cumple un rol importantísimo en el logro de los principios filosóficos y altruistas de la Masonería que conllevan la lucha diaria, para alcanzar  el libre pensamiento, la fraternidad y la igualdad.

Esta reunión,  es una muestra más de la unión que debe existir entre los Masones, entre los Países, entre los amigos, entre las familias; por que la Masonería es una institución de fraternidad Universal de carácter progresista que practica varios principios o valores, como la filantropía, la solidaridad, la tolerancia; por ello es importante que nuestros matrimonios,  esposas, hijos y amigos, se encuentren presentes en el día de hoy, como símbolo de esos principios.

 Veía el 20 de julio pasado, día de la independencia de la República de Colombia, como algunos niños escribían en carteles que la paz comienza por casa, eso es cierto, pero también lo es, que todos los valores humanos deben darse a conocer en el seno de nuestros hogares,   por eso invitamos a todos los presentes a que hagamos masonería todos los días, a que hagamos el bien diariamente, a que compartamos en familia como lo hacemos hoy, a que hagamos aportes de carácter filantrópico a personas necesitadas, así estaremos forjando una patria progresista, así seremos cada día, mejores masones, pero ante todo mejores personas.

 Es mi palabra V.: M.:

 HAROLD GIOVANNI GONZALEZ BUSTAMANTE

  Past Ven Maest

 

Literalmente, el Antiguo Testamento describe la evolución de le Fe judía, desde los tiempos de Abraham. No solo narra la historia de una nación unificada y devota del dios Jehová, sino también describe, en su primer libro, la creación del universo.

Actualmente en los Estados Unidos, la sociedad está enfrentada entre evolucionistas y creacionistas. Los neodarwinianos opinan que no es posible observar las huellas de Dios en la evolución de los seres vivos, donde los cambios suceden sin que los guía un criterio ético.

Los creacionistas por su parte, aseguran que no es posible explicar la inmensa complejidad de la vida sin la intervención de un Ser Superior. Les parece, además, que los seres humanos tienen profundo sentido moral que sólo puede explicarse por este principio.

Nosotros, para no confundir la ciencia con la teología, a modo de evitar entrar en la controversia, desarrollamos este trabajo sobre el Génesis bíblico por medio de la mitología, leyendas y tradiciones esotéricas.

Mitos, leyendas y tradiciones esotéricas.
Ya lo anticipó Platón en su República que los mitos son “hechos jamás acaecidos, pero siempre presentes”. Hoy, cuando las sociedades están un tanto familiarizadas con la literatura del espíritu, los mitos, leyendas y tradiciones secretas vuelven a concentrar el cause público.

Los mitos y leyendas son hitos de nuestra búsqueda de la verdad a través de los tiempos, del sentido, como lo afirmaría Joseph Cambell, dado a cuanto ansiamos encontrar un sentido a la vida. Al fin y al cabo, los mitos y leyendas son eso, pistas que nos ayudan a encontrarnos a nosotros mismos, pistas de las potencialidades espirituales de la vida humana para encontrar la experiencia de la vida.

La mitología nos enseña que hay detrás de la literatura y el arte, enseña sobre tu propia vida. Tiene mucho que decirnos sobre los estadios de la vida. Por ejemplo: Cuando un juez entra en la sala del tribunal y todos se ponen de pié, no están reverenciando al hombre sino a la toga que está usando y al papel que representa.

En el comienzo
Ya habíamos comentado que en su mayor parte el Génesis, primer libro del Antiguo Testamento, narra, justamente como lo indica la palabra, el nacimiento e historia de una familia que con el tiempo se convertirán en las naciones y sociedades que pueblan hoy el mundo.

Pero lo que interesa a este autor, son los primeros minutos, como diría Carl Sagan, de este génesis con el propósito de conocer la genealogía masónica.

Las religiones dogmáticas existentes han antropomorfizado la Inteligencia Universal, a fin de hacer accesible a determinados niveles culturales, alguna comprensión de lo trascendente.

A los masones no nos interesa el discurso religioso externo o de las formas, sino el interno o esotérico, de lo que trasciende las formas. Por eso dejamos la religión a las puertas de nuestros templos y para designar la esencia de lo trascendente usamos el concepto de Gran Arquitecto del Universo, noción común para desarrollar el trabajo de la búsqueda y experimentación de la verdad.

Se trata de una simbología que permite a cada cual atribuir a ese Principio Generador universal las matices que vaya descubriendo en su búsqueda y experimentación. Lo que nos interesa es conocernos a nosotros mismos, descifrando nuestro código íntimo y sólo a través de esa labor, conocer el universo. De allí provienen nuestros denodados esfuerzos en utilizar símbolos como herramientas en los mitos, leyendas y tradiciones ocultas.

Presuponer dogmáticamente que ese origen de lo existente ya es conocido a través de una forma de revelación, descarta toda posibilidad de búsqueda, esfuerzo y desarrollo. Pretendemos que el hombre es el Arquitecto de su propio destino y no el juguete de un Titerero.

El, el Todo
La idea masculina que hoy nos presentan las religiones monoteístas sobre la concepción del Ser Superior, lejos está de haber prevalecido en toda la historia de la humanidad, sino sólo en este breve espacio, si nos basamos en un calendario cósmico, del desarrollo de la humanidad.

Hace unos 30.000 años Dios o Yahvé no existían tal como conocemos hoy, pero la especie humana llevaba más de dos millones de años enfrentándose sola con su destino en un planeta inhóspito.

Con el desarrollo mental, una parte de la humanidad empezó a preocuparse y a albergar esperanzas acerca de una hipotética supervivencia después de la muerte. En su Summa contra Gentiles, Santo Tomás de Aquino ya había sentenciado que “Dios está por encima de todo lo que logre el hombre pensar de Dios”. Sin embargo, la tradición masónica, a base de pensar que no hay nada tan lejano que no pueda ser investigado ha acumulado datos sobre le Principio Superior, descartando la Fe como vía de conocimiento.

El camino es largo y complejo, cada cual puede comenzar su andar desde puntos muy diferentes. El nuestro se inicia en la unión de los principios de generación, masculino y femenino, presentes de toda la naturaleza, en las energías de todos los elementos presentes en el universo, en el inicio de los polos opuestos, en el Todo presente en todo.

Para la tradición hermética el Principio Supremo va más allá de lo masculino y presencial. Está considerado como el Todo en todo. El Todo es una realidad substancial que se oculta detrás de todas las manifestaciones y apariencias, pero a la vez es origen de ellas.

Genealogía de la Luz
Según el relato bíblico, tras la expulsión del paraíso, la humanidad es condenada a morir, pero el Ángel de la Luz deja por medio de Eva su descendencia que salvará a la humanidad de la traición de Yavhé.

Según el Génesis, la primera civilización arranca con Caín, la primera ciudad fue construida por Caín, el inventor de la agricultura. Sus descendientes, los hijos de Lamec, fueron los que forjaron los metales para construir los instrumentos metálicos y musicales. La metalurgia y la música, es decir, la técnica y el arte son patrinomio de la estirpe de Caín.

Es poco conocida por los investigadores especializados y menos aún por la sociedad, la filiación directa de los iniciados herméticos y masónicos con Lucifer. Muchos conocen su origen cainita y la figura de Tubalcaín sin que sin embargo puedan fijar con claridad esta genealogía espiritual supracósmica y por lo tanto no humana.

En efecto Caín no es hijo como Abel de Adán y Eva, sino del mensajero de la Luz, Lucifer en la tradición bíblica, que fecundó a aquella. Así Abel hijo de la pareja humana es fruto de la tierra, mientras que Caín es un ser espiritual nacido de la Luz y por lo tanto engendrado por lo efluvios celestes y sin padre terrenal conocido.

Como se ve claramente, la generación de Abel, que se corresponde por otra parte con el nomadismo, el tiempo y el pastoreo, es distinta a la de Caín, que se vincula con el espacio, la agricultura, el uso del intelecto de manera práctica en el sentido del dominio de la naturaleza, en especial en lo que toca al arte y la ciencia de la construcción.

El Espíritu de la Luz, es pues el antecedente de una gran dinastía que se reproduce de modo paralelo a las genealogías de los hombres comunes. Sin embargo, este Espíritu de la Luz, ha sido siempre odiado por estos últimos que sin poder comprenderlo se han vuelto siempre contra él de modo radical, a tal punto que en el Corán se lo equipara con el mismo Satán. Por eso es que Caín corrió la misma suerte y sobre sus espaldas se descargó la furia no sólo de Adán sino también de su madre Eva y su hermano Abel. De allí proviene el desprecio que en su historia el Cristianismo arrojó a los iniciados.

“Como es arriba es abajo”
Es conocida la sentencia “Conócete a ti mismo” ubicada a la entrada de la Academia Platónica, la cual es el verdadero programa y al mismo tiempo fin de la filosofía. Pues dada la analogía entre el macrocosmos y el microcosmos, desde lo Individual podremos conocer lo Universal. Es esa letra “G” contenida en la estrella de cinco puntas la que nos habla de la divinidad contenida en la humanidad.

En cuanto a la Biblia y las tres religiones que derivan de sus textos, el Ego sun qui sum se refiere obviamente a la identidad del Ser Universal, que se refleja en el ser individual.

La identidad es, en suma, el problema central de nuestra civilización, y una verdadera necesidad en el ámbito de nuestras perspectivas, cualesquiera que ellas fuesen, pues constituye el núcleo mediante el cual cualquier posibilidad es válida y toda perspectiva inteligible.

La experimentación del Yo se transforma así en el motor de sus legítimos afanes y en el meollo de la construcción de su ideario, pues el hombre es un fin en sí mismo, no un medio para fines de otros.

CHRISTIAN GADEA SAGUIER